Gen encargado de proteger al cerebro de la ansiedad y del estrés

Científicos del Instituto Cajal de Madrid, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), hallaron una posible solución ante los casos de ansiedad y estrés. Éstos afirman que el gen de la adrenomedulina es capaz de proteger al cerebro ante dichas anomalías.

 

En condiciones normales, el cerebro tanto humano como animal, posee niveles elevados de adrenomedulina. Los niveles de éste gen aumentan si la persona sufre algún tipo de daño cerebral, ya que ésta esta encargada de proteger al cerebro frente agresiones internas, como el exceso de estrés o la ansiedad, y externas como las isquemias y traumatismos entre otros.

 

Como fundamento a sus investigaciones, realizaron experimentos con ratones. A una parte de ellos se les extrajo del sistema nervioso, mediante ingeniería genética, un gen llamado adrenomedulina. Los animales modificados genéticamente  se movían en mayor cantidad que los que habían permanecido sin modificación alguna, pero al mismo tiempo presentaban una mala coordinación motora. Además de su hiperactividad, mostraban más ansiedad, y habían adquirido una serie de movimientos estereotipados propios del síndrome obsesivo-compulsivo.

 

Al estudiar el funcionamiento del cerebro de los ratones modificados genéticamente, indicaron que la ausencia del gen de la adrenomedulina produce que las neuronas de áreas determinadas del cerebro posean un citoesqueleto más rígido, lo que genera consecuencias perjudiciales en cuanto al comportamiento del animal ya que los torna mucho mas sensibles a los potenciales agentes que perjudiquen al cerebro.

 

Con el paso del tiempo, los ratones que habían sido modificados genéticamente, fueron perdiendo gran parte de los defectos psicológicos que habían presentado en el momento en que se les quitó la adrenomedulina de su sistema nervioso. Por lo tanto, seis meses más tarde (equivalentes a treinta años humanos), no se podían observar diferencias entre los animales que poseían el gen y los que no. Aparentemente existe un mecanismo de compensación que depende de la edad  y es responsable de dicha normalización.

 

Actualmente se esta investigando la posibilidad de que exista una sustancia de aplicación farmacológica que pudiese aumentar la acción de la adrenomedulina cerebral, ya que de ese modo se podría frenar los daños que produce el estrés y la ansiedad excesiva.

 

En tiempos como hoy en día, y sin duda viviendo de manera tan acelerada, el descubrimiento de una sustancia que aumente el nivel de adrenomedulina, y que esto a su vez logre reducir el grado de estrés y ansiedad que sufre la sociedad en general, sería algo muy útil para poder vivir más relajado y disfrutar de la vida misma.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: