Violencia en los boliches (Parte 1)

¿VIOLENCIA O DIVERSION?

Boliches Bailables marcan un constante desafío a los límites.

Descontrol, alcohol, sexo y violencia son algunas de las dosis amigas de la mayoría de los adolescentes Argentinos de hoy en día. Estos son algunos de los factores que llevan a la violencia todos los fines de semana, y es justamente esto lo que lleva a terminar una salida por diversión, a una noche que pude terminar con destrozos y heridos.

Esto ocurre principalmente en los boliches “cumbiancheros”, los cuales están dispersos en el Gran Buenos Aires, es aquí donde miles de adolescentes encuentran su diversión al ritmo de una noche de alto voltaje en la que luces, música, baile, tragos, drogas y hasta sexo desinhibido todo esto se une a una propuesta de la que sin duda alguna, formar parte implica, sin dudarlo, asumir un riesgo.         

Estas bailantas situadas en el conurbano tienen el poder de unir grandes grupos de adolescentes y jóvenes, los cuales poseen códigos  y reglas propias, obviamente no escritas; es aquí donde cada fin de semana dan lugar a un mismo y simple fenómeno, el cual surge del incumplimiento constante en búsqueda de un constante desafío a los límites.

En este marco, el cual estamos mencionando, tener una relación sexual en el mismo establecimiento antes, durante o después de que toque el solista o grupo invitado y obviamente bajo la limitada, casi inexistente intimidad del lugar lleno de gente, muchos suelen tener una de sus más atrevidas experiencias.

¿Hasta donde se puede llegar por un trago?

Hay quienes tuvieron la posibilidad de presenciar diferentes situaciones comprometedoras en los boliches, las cuales según dicen la mayoría de las veces nace de una propuesta femenina, la que consiste en la posibilidad de  un trueque entre “comerle la boca” al hombre elegido o, quizás hasta vivir una muy atrevida experiencia, la que consiste en practicarle sexo oral, al mismo hombre en el mismo boliche.   

Los adolescentes sabemos que aquí no termina esta secuencia, sino al lunes siguiente cuando se va al colegio, trabajo o en su defecto cuando nos encontramos con nuestros amigos y comentamos, para algunos, con total normalidad y libertad aquella cantidad de tragos, que consumieron gracias a esta ultima modalidad.  

Estas situaciones se dan general y mayormente en Quilmes, Florencio Varela, Moreno, José C. Paz, San Miguel, La Matanza; San Martín; Loma Hermosa, San Isidro, lugares donde actualmente se hunden algunos de estos epicentros de esta actividad nocturna.

Una respuesta

  1. Creo q para hablar de estas cosas hay que estar bien informado, primero y principal no son los boliches “cumbiancheros”, como decis, los epicentros de violencia, lo son todos los lugares en donde las personas se reunen principalmente los adolescentes, la violencia transgrede toda barrera social y economica. segundo, no es solo cuestion de drogas o sexo, tambien se trata de una cuestion social historicva en donde los argentinos no nos damos cuenta de los problemas que afectan a nuestra sociedad. los jovenes actuan de esa forma como una respuesta a la falta de contencion y seguridad q deben provenir de el estado, principalmente la policia, y de los padres. no puede ser q intenten prevenir el consumo de extasis repartiendo agua en las puertas de los boliches donde saben q se consume extasis, ni tampoco bajando la edad de imputabilidad. son muchas las cosas q hay q cambiar y la culpa no es de los chicos q salen a bailar, es de los dueños de los boliches, de los padres, de la policia y del estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: